El Ministerio de Sanidad, que recientemente aprobó la financiación de la pastilla preventiva del VIH, llamada profilaxis pre exposición (PrEP), ha anunciado que se hará efectiva a partir del próximo 1 de noviembre. Se trata de un tratamiento que no se venderá en farmacias sino que es de «uso hospitalario», es decir, solo se dispensará en farmacias de hospitales o centros asistenciales autorizados.

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) se han disparado en los últimos cinco años en países como Estados Unidos. Una de las varias razones que hacen que la Organización Mundial de la Salud (OMS) apoye e inste el uso de los medicamentos contra el VIH (las pastillas de profilaxis preexposición, PrEP), que previenen el contagio del virus aun sin usar condón, pero no hacen nada respecto a otras ITS, como sífilis, gonorrea o clamidia. El tratamiento, que se vende en España desde 2016, comenzará a ser financiado por la sanidad pública a partir del próximo 1 de noviembre.

¿Pero qué es esto de la pastilla PrEP?

Ciudades como Londres, San Francisco y Nueva York registran cada vez un menor número de nuevos contagios de VIH y los expertos atribuyen gran parte de este logro a una pastilla: la profilaxis previa a la exposición, mejor conocida como PrEP.

Si se toma a diario la PrEP consigue reducir en más del 90% las posibilidades de contraer el virus que causa el sida a través del sexo o en un 70% por el uso de agujas no esterilizadas o utilizadas por múltiples personas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés).

La PrEP contiene emtricitabina y tenofovir, dos medicamentos que también se emplean en los antirretrovirales porque consiguen reducir la cantidad del virus en la sangre y le impiden multiplicarse. No funciona como vacuna, ya que no genera anticuerpos sino, que es necesario su ingesta diaria para que sus componentes estén presentes en la sangre al momento del contagio y eviten que el VIH se establezca en el organismo

¿Cuál es la diferencia entre la pastilla PrEP y PEP?

La Profilaxis Post-exposición (PEP, siglas en inglés) es una estrategia de prevención del VIH en la que individuos VIH negativos toman medicamentos anti-VIH después de haber entrado en contacto con el VIH, para reducir su riesgo de contraer la infección. PEP implica tomar medicamentos durante un mes y se debe comenzar a tomarlos dentro de las 72 horas después de la posible exposición.

Una pastilla para «grupos de riesgo»

La PrEP no es para todos. Antes de empezar a tomarla, se debe descartar que el paciente ya esté infectado con el virus. También es necesario verificar el buen estado de los riñones y el hígado, ya que la pastilla puede provocar trastornos en estos órganos. Además, quienes padezcan hepatitis B deberán tener especial cuidado, ya que si empiezan a usar Truvada y luego lo dejen, es muy probable que la hepatitis empeore.

Según ha informado el Ministerio, la PrEP será financiada por la Sanidad Pública solo para dos «grupos de riesgo«. Se dispensará en farmacias de hospitales o centros asistenciales autorizados por lo que no tendrá ningún coste directo para el paciente. Podrán acceder a ella las prostitutas VIH negativas que refieran un uso no habitual de preservativo, los hombres que tienen sexo con hombres y personas transexuales VIH Negativas mayores de 18 con, al menos, dos de los siguientes criterios:

  • Más de 10 parejas sexuales diferentes en el último año.
  • Práctica de sexo anal sin protección en el último año.
  • Administración de profilaxis post-exposición en varias ocasiones en el último año.
  • Al menos una ITS bacteriana en el último año

El ministerio calcula que la financiación va a beneficiar a unas 17.000 personas. El número de diagnósticos del VIH en España se mantiene estable en unos 4.000 nuevos casos anuales desde hace unos años, una incidencia superior a la media europea.

Científicos en EE UU han logrado eliminar del genoma de animales vivos un tipo del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que provoca el sida, según revela un estudio publicado en la revista Nature.

El estudio, titulado Sequential LASER ART and CRISPR Treatments Eliminate HIV-1 in a Subset of Infected Humanized Mice publicado en la revista Nature Communications, marca un paso crítico hacia el desarrollo de una posible cura para la infección por VIH en seres humanos.

La investigación, liderada por la Escuela de Medicina Lewis Katz de la Universidad Temple (Filadelfia) y el Centro Médico de la Universidad de Nebraska (UNMC), supone un gran avance para el desarrollo de una cura para el VIH-1, el tipo más común del virus. «Nuestro estudio demuestra que el tratamiento para suprimir la replicación del VIH y la terapia de edición de genes, cuando ocurre de manera secuencial, puede eliminar el virus en células y órganos de animales infectados», explica en un comunicado Kamel Khalili, del centro Lewis Katz.

«Este logro no podía haber sido posible sin un trabajo en equipo extraordinario que incluyó virólogos, inmunólogos, biólogos moleculares, farmacólogos y expertos farmacéuticos», explica Howard Gendelman del Departamento de Farmacología y Neurociencia Experimental en la UNMC y co-autor de la investigación. «Solo al juntar nuestros recursos pudimos hacer este descubrimiento innovador».

Un gran paso en el camino hacia la cura del VIH

El tratamiento actual, señalan los expertos, se centra en el uso de terapia antirretroviral, la cual suprime la replicación del VIH, pero no lo elimina del organismo afectado. No es una cura para el virus y, además, se trata de una terapia que debe ser administrada de por vida, pues su suspensión reactiva el proceso de replicación y provoca el desarrollo del sida.

El VIH puede reactivarse porque tiene la capacidad de integrar su secuencia de ADN en los genomas de células del sistema inmunológico, donde puede permanecer inactivo y fuera del alcance de los fármacos antirretrovirales.

«Ahora tenemos un camino claro para avanzar hacia pruebas con primates no humanos y, quizá, hacia pruebas clínicas con pacientes humanos para dentro de un año», concluye Khalili.