Pese a las nubes, el pasado domingo fue un día colorido en Sarajevo. Un día que quedará grabado los historiales de la lucha en favor de los derechos civiles y la igualdad y es que ayer se celebró la primera Marcha del Orgullo LGTB en Bosnia.

Más de 2.000 personas desfilaron en Sarajevo en la primera marcha del Orgullo Gay organizada en la capital bosnia, para protestar «contra el odio y el aislamiento» que sufre la comunidad LGTBI local. Los asistentes salieron a las calles de la capital bosnia bajo la consigna «ima izać’!» (¡hay que salir!), protegidos por más de 1.000 policías -incluidos francotiradores- para prevenir incidentes, durante lo que los precedentes y la falta de interés del gobierno local indicaban que sería una jornada compleja.

Ondeando banderas del arcoíris, miembros de la comunidad LGTBI y muchos habitantes de Sarajevo recorrieron 1.500 metros. El punto de partida fue un monumento dedicado a la liberación de la ciudad al final de la Segunda Guerra Mundial. Entre sonidos de silbatos y tambores, y al grito de «¡La ciudad nos pertenece!», los participantes terminaron el recorrido delante del Parlamento.

«Hoy, proclamamos más fuerte que antes que lucharemos con valentía y dignidad por nuestras vidas […] por nuestras vidas liberadas del miedo y de la violencia», declaró otra activista, Lejla Huremovic.

A pesar de que el evento desató polémica desde que se anunció su convocatoria y de la contramanifestación de unas 150 personas la mañana del domingo los cuales afirmaban que la marcha era: «Lo peor que ha pasado jamás a Sarajevo, peor incluso que la guerra», la marcha transcurrió con éxito y sin incidentes y con una participación mucho más elevada de la esperada.

Bosnia, el único de la zona sin Orgullo

La disolución de la antigua Yugoslavia, fruto de las cruentas guerras que sacudieron durante tres años el país y la región, dio lugar a seis países independientes, de los cuales Bosnia era el único donde aún no se había celebrado ninguna marcha del orgullo. Y no precisamente por falta de intentos, sino por la hostilidad de una parte importante de la sociedad y presiones religiosas, ya que la mayoría del país es musulmán.

Incidentes en 2008 y 2014

La marcha del pasado día fue el tercer intento de salir a la calle a luchar por unos derechos que, a pesar de estar parcialmente reconocidos, en la práctica su ejercicio es complicado. Pese a que la homosexualidad no es delito en el país, el colectivo LGTBI aún no tiene reconocidos derechos como el matrimonio -sí la unión civil-, los derechos reproductivos, o la donación de sangre.

En el 2008, el Queer Sarajevo Festival -organizado por Organización Q, fundada para promover los derechos de la comunidad ‘queer’ en el país- tuvo que cerrar las puertas dos días después de su inauguración a raíz de los ataques físicos que recibieron participantes y periodistas -dejando 15 heridos– por parte de fanáticos religiosos y nacionalistas. Un escenario que se repitió en el 2014 durante un festival de cine ‘queer’ organizado por Sarajevo Open Center en los que hubo tres heridos más.

Gran apoyo internacional

La marcha tuvo el apoyo de una gran parte de la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas y la Unión Europea, que se volcó en el evento: representantes de embajadas como la de España, Estados Unidos y el Reino Unido participaron de la manifestación, junto con otras personalidades como la europarlamentaria alemana Terry Reintke o la periodista y activista feminista Mona Eltahawy.

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, ha pedido este domingo al ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, que «dimita si tiene dignidad» por «alimentar el odio» contra los votantes de la formación naranja durante las celebraciones del Orgullo Gay en Madrid.

Así lo ha manifestado Arrimadas en una publicación en su cuenta de Twitter, después de que todos los representantes de Ciudadanos tuvieran que abandonar la manifestación entre abucheos y de que Marlaska declarara que es ilusorio pensar que no «va a tener consecuencias» pactar con quién «trata de limitar los derechos humanos», en referencia al apoyo de Vox a la coalición de PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid.

Grande-Marlaska sostuvo que es irresponsable o ilusorio pensar que no va a tener consecuencias «pactar con quien de una forma descarada, incluso obscena, trata de limitar los derechos«. «Sabemos lo que nos jugamos» ha advertido asegurando que los derechos LGTBI «son derechos humanos, una batalla del conjunto de la sociedad».

«No nos han callado los batasunos o los CDR; tampoco lo hará el Gobierno Sanchista que alimenta el odio contra nuestros votantes», ha señalado la portavoz de Ciudadanos en el Congreso. Para Arrimadas, el ministro del Interior en funciones «se comporta como un incendiario irresponsable». «El PSOE pone a Cs en la diana y los radicales nos lanzan botellas. Dimita si tiene dignidad», ha sentenciado.

La FELGTB había prohibido a Ciudadanos tener carroza en la manifestación, pero su presidenta Uge Sangil aseguraba que «podía estar como todo el mundo» en una manifestación que se advirtió sin cesar que el colectivo no permitirá que se reviertan nuestros derechos.

Fuente: RTVE