Científicos en EE UU han logrado eliminar del genoma de animales vivos un tipo del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que provoca el sida, según revela un estudio publicado en la revista Nature.

El estudio, titulado Sequential LASER ART and CRISPR Treatments Eliminate HIV-1 in a Subset of Infected Humanized Mice publicado en la revista Nature Communications, marca un paso crítico hacia el desarrollo de una posible cura para la infección por VIH en seres humanos.

La investigación, liderada por la Escuela de Medicina Lewis Katz de la Universidad Temple (Filadelfia) y el Centro Médico de la Universidad de Nebraska (UNMC), supone un gran avance para el desarrollo de una cura para el VIH-1, el tipo más común del virus. «Nuestro estudio demuestra que el tratamiento para suprimir la replicación del VIH y la terapia de edición de genes, cuando ocurre de manera secuencial, puede eliminar el virus en células y órganos de animales infectados», explica en un comunicado Kamel Khalili, del centro Lewis Katz.

«Este logro no podía haber sido posible sin un trabajo en equipo extraordinario que incluyó virólogos, inmunólogos, biólogos moleculares, farmacólogos y expertos farmacéuticos», explica Howard Gendelman del Departamento de Farmacología y Neurociencia Experimental en la UNMC y co-autor de la investigación. «Solo al juntar nuestros recursos pudimos hacer este descubrimiento innovador».

Un gran paso en el camino hacia la cura del VIH

El tratamiento actual, señalan los expertos, se centra en el uso de terapia antirretroviral, la cual suprime la replicación del VIH, pero no lo elimina del organismo afectado. No es una cura para el virus y, además, se trata de una terapia que debe ser administrada de por vida, pues su suspensión reactiva el proceso de replicación y provoca el desarrollo del sida.

El VIH puede reactivarse porque tiene la capacidad de integrar su secuencia de ADN en los genomas de células del sistema inmunológico, donde puede permanecer inactivo y fuera del alcance de los fármacos antirretrovirales.

«Ahora tenemos un camino claro para avanzar hacia pruebas con primates no humanos y, quizá, hacia pruebas clínicas con pacientes humanos para dentro de un año», concluye Khalili.

Este pasado fin de semana hemos asistido a un nuevo episodio de agresión homofoba en el Cercanías de Barcelona, una energúmena ha estado increpando a dos chicas por besarse en el metro, al grito de «me dais asco» ha estado constantemente agrediendo a esta pareja de lesbianas que de forma normal estaba expresando su amor como cualquier otra pareja.

Ante esta situación vemos en el vídeo como absolutamente nadie del vagón hace nada por poner fin a esta lamentable situación, algo tan grave como una agresión homofoba.

«Maricona así esta el mundo» les soltó con su bebé en el carrito, por fin un chico se levantó a decirla que parase la mujer totalmente fuera de si gritó que todo el mundo piensa igual que ella pero «nadie dice nada».

“Yo también tengo un hermano maricón y no se come la boca delante de mí porque me da asco y me tiene respeto”, prosigue.

Las chicas agredidas graban la situación y le piden a la mujer, que parece a ver perdido el control, que se vaya o mire para otro lado si tanto le molesta.
La pareja ha denunciado la situación en redes, los mossos y el Observatori contra L’Homofòbia. Las mujeres lamentan que casi nadie hiciera nada por ayudarlas. Solo una mujer intentó que la agresora no se les acercará cuando intentó quitarles el móvil.
Lo triste es que este tipo de agresiones verbales son completamente normales y diarias y las sufren miembros del colectivo LGTBI, los cuales no pueden hacer otra cosa que denunciar e intentar que alguien les ayude a parar esas bochornosas situaciones.
Ante cualquier tipo de agresión en Cataluña, denuncia ante el Observatori contra L’Homofòbia.
https://www.youtube.com/watch?v=HPkScAQR4ps