Como cada 23 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Bisexualidad, una conmemoración que poco a poco está siendo más reconocida dentro de la Comunidad LGTBI y la cual es muy necesaria para el colectivo bisexual.

El activismo que lucha por los derechos de las personas bisexuales ha tenido históricamente poca visibilidad y, con motivo de la celebración de este día, la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales) aprovecha para denunciar que la negación de la identidad y la invisibilidad, son las discriminaciones que más sufren las personas bisexuales. En este sentido, la coordinadora del grupo de Políticas Bisexuales de FELGTB, Noelia Mellado, hace hincapié en dicha invisibilidad de estas personas, “nos han despojado de referentes y hace que la sociedad siga desconociendo y/o deslegitimando nuestra orientación sexual”.

«No es una opción, es una orientación» es el lema elegido por el colectivo bisexual para lanzar una campaña de denuncia «del continuo cuestionamiento social» que padecen estas personas con motivo del Día de la Visibilidad bisexual. Esta campaña, promovida por la Asociación de Migrantes y Refugiados Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (Kifkif), pretende también alertar sobre el cuestionamiento que sufre el colectivo en las solicitudes de protección internacional.

La bisexualidad se define cómo «la orientación sexual de quienes sienten atracción por más de un género, ya sea el suyo propio y/o diferente, no necesariamente al mismo tiempo, ni de la misma manera ni con la misma intensidad»

La bifobia es una realidad

Según la coordinadora del grupo de Políticas Bisexuales de FELGTB, “el monosexismo, imposición social que presupone que solo pueden existir personas a las que les atraiga un solo género, es el causante de la bifobia que sufrimos, que se manifiesta no solo en forma de estereotipos que provocan que las personas bisexuales sean constantemente invalidadas e invisibilizadas, sino a través del “borrado bisexual”, tendencia que consiste en ignorar, falsificar, reexplicar los escasos rastros que tenemos de referentes históricos de personas bisexuales”.

Las personas bisexuales son continuamente cuestionadas y se ven obligadas a reivindicar constantemente su orientación sexual ya que se enfrentan a prejuicios sociales como que la bisexualidad es una fase de negación de la propia homosexualidad, que directamente no existe o que sólo es vicio. Una de las proclamas más comunes entre la bisexualidad es: «No estamos confundidos, ni somos una mezcla de heterosexuales y homosexuales«.

Además, esto desencadena otra serie de discriminaciones como, por ejemplo, que la salud sexual de las personas bisexuales solo se atienda en función de la identidad de género de su pareja actual, que aún haya profesionales de la salud mental que nieguen la bisexualidad como orientación sexual o que las personas bisexuales solicitantes de asilo tengan problemas a la hora de que se reconozca su condición de persona refugiada LGTBI porque se presuponga que “pueden elegir” estar con alguien de un género distinto al suyo y “parecer” heterosexuales.

Por ello, la FELGTB recuerda la importancia de la formación en diversidad afectivo-sexual, familiar y de género y de la aprobación de la Ley Estatal de Igualdad LGTBI que garantizará su obligatoriedad en todo el territorio estatal.

Telemadrid estrenaba el pasado domingo 15 de septiembre Aquellos Maravillosos Años, un formato conducido por Toñi Moreno. En su primera entrega contó con María Teresa Campos como invitada estrella. La veterana presentadora llegó al plató y después la siguieron sus dos hijas, Terelu y Carmen Borrego. Venían dispuestas a hablar de todo lo que se ha comentado en televisión sobre su familia en los últimos meses.

En un momento de la conversación, donde hablaban de la actual pareja de la presentadora malagueña, Edmundo Arrocet, Toñi le comentó que ella era partidaria de Bigote. Ante el comentario de Moreno afirmando «a mí no me gustan los toros», Campos respondió que «pensaba que ibas a decir los hombres», a lo que la presentadora añadió «tampoco».

Fue entonces cuando Toñi dijo que «has venido y me has sacado del armario», cosa que ha corroborado María Teresa Campos. A pesar de esto, Moreno quiso apuntar que «yo nunca he estado dentro de ningún armario», y retomó la entrevista rápidamente, afirmando que «me has sacado del armario, y ahora vamos a hablar de Edmundo a calzón quitado».

Las pullitas de Maria Teresa contra Telecinco

María Teresa Campos no pudo evitar mandar un mensaje a Telecinco durante su entrevista en Aquellos Maravillosos Años. Cuando Toñi Moreno le preguntó si veía los programas en los que hablaban de ella contestó que prefiere poner Antena 3: «Yo por las tardes veo El secreto de Puente Viejo e inmediatamente después veo a Arturo Valls en ¡Ahora caigo! Más tarde veo las bombas de Juanra Bonet».

La veterana periodista añadió: «No veo los programas que hablan de mí por salud». Pero sí se entera de lo que dicen en ellos: «Tengo mucha gente que me quiere y me cuenta cosas. Yo no les digo que no los vean, cada uno es libre de hacer lo que quiera… Otra cosa es que puedan dormir tranquilo».

Pese a las nubes, el pasado domingo fue un día colorido en Sarajevo. Un día que quedará grabado los historiales de la lucha en favor de los derechos civiles y la igualdad y es que ayer se celebró la primera Marcha del Orgullo LGTB en Bosnia.

Más de 2.000 personas desfilaron en Sarajevo en la primera marcha del Orgullo Gay organizada en la capital bosnia, para protestar «contra el odio y el aislamiento» que sufre la comunidad LGTBI local. Los asistentes salieron a las calles de la capital bosnia bajo la consigna «ima izać’!» (¡hay que salir!), protegidos por más de 1.000 policías -incluidos francotiradores- para prevenir incidentes, durante lo que los precedentes y la falta de interés del gobierno local indicaban que sería una jornada compleja.

Ondeando banderas del arcoíris, miembros de la comunidad LGTBI y muchos habitantes de Sarajevo recorrieron 1.500 metros. El punto de partida fue un monumento dedicado a la liberación de la ciudad al final de la Segunda Guerra Mundial. Entre sonidos de silbatos y tambores, y al grito de «¡La ciudad nos pertenece!», los participantes terminaron el recorrido delante del Parlamento.

«Hoy, proclamamos más fuerte que antes que lucharemos con valentía y dignidad por nuestras vidas […] por nuestras vidas liberadas del miedo y de la violencia», declaró otra activista, Lejla Huremovic.

A pesar de que el evento desató polémica desde que se anunció su convocatoria y de la contramanifestación de unas 150 personas la mañana del domingo los cuales afirmaban que la marcha era: «Lo peor que ha pasado jamás a Sarajevo, peor incluso que la guerra», la marcha transcurrió con éxito y sin incidentes y con una participación mucho más elevada de la esperada.

Bosnia, el único de la zona sin Orgullo

La disolución de la antigua Yugoslavia, fruto de las cruentas guerras que sacudieron durante tres años el país y la región, dio lugar a seis países independientes, de los cuales Bosnia era el único donde aún no se había celebrado ninguna marcha del orgullo. Y no precisamente por falta de intentos, sino por la hostilidad de una parte importante de la sociedad y presiones religiosas, ya que la mayoría del país es musulmán.

Incidentes en 2008 y 2014

La marcha del pasado día fue el tercer intento de salir a la calle a luchar por unos derechos que, a pesar de estar parcialmente reconocidos, en la práctica su ejercicio es complicado. Pese a que la homosexualidad no es delito en el país, el colectivo LGTBI aún no tiene reconocidos derechos como el matrimonio -sí la unión civil-, los derechos reproductivos, o la donación de sangre.

En el 2008, el Queer Sarajevo Festival -organizado por Organización Q, fundada para promover los derechos de la comunidad ‘queer’ en el país- tuvo que cerrar las puertas dos días después de su inauguración a raíz de los ataques físicos que recibieron participantes y periodistas -dejando 15 heridos– por parte de fanáticos religiosos y nacionalistas. Un escenario que se repitió en el 2014 durante un festival de cine ‘queer’ organizado por Sarajevo Open Center en los que hubo tres heridos más.

Gran apoyo internacional

La marcha tuvo el apoyo de una gran parte de la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas y la Unión Europea, que se volcó en el evento: representantes de embajadas como la de España, Estados Unidos y el Reino Unido participaron de la manifestación, junto con otras personalidades como la europarlamentaria alemana Terry Reintke o la periodista y activista feminista Mona Eltahawy.

Varios colectivos LGTBI+ denunciaron este pasado jueves que la Consejería de Educación de Murcia habría dado instrucción a los colegios para que las actividades complementarias, como talleres de diversidad sexual o en materia LGTBI, sean optativas y deban ir precedidas de una autorización por parte de los padres. En un comunicado firmado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y la Plataforma LGTBI de la Región de Murcia, los colectivos exigieron la “retirada inmediata” de las instrucciones de la Consejería de Educación, que obligarían a los centros educativos a pedir un permiso familiar para autorizar determinadas formaciones.

Lo que está claro con esta acción, es que los deplorables planes de la ultraderecha contra el colectivo LGTBI+ y contra todo lo diferente a lo tradicional están ya en marcha. Qué manera tan horrible de fomentar el odio. Es decir, si tus padres son homófobos, ¿tú también debes serlo? Aunque parezca una locura, este será el resultado, ya que se está dificultando e imposibilitando fomentar lo más importante: el respeto.

Una medida muy criticada por muchos

El diputado regional Antonio José Espín ha desvelado, tras reunirse con el coordinador de Educación del colectivo Galactyco, Alberto Alba, que su grupo parlamentario tiene serias dudas sobre la legalidad de la normativa y solicita la comparecencia de la consejera de Educación, Esperanza Moreno, en la Asamblea Regional. Además, insta a la vicepresidenta del Gobierno Regional, Isabel Franco a que valore públicamente esta nueva medida. Alberto Alba, quiere que se justifique esta decisión y que la Comunidad detalle si esas autorizaciones se pedirán siempre o solo en algunos de los talleres más polémicos.

«El objetivo no es otro que el de proporcionar a las familias capacidad de decisión acerca de las actividades impartidas por personas y/o entidades que no forman parte del claustro de maestros o profesores del centro donde estudian sus hijos», explicaron fuentes del Gobierno murciano.

Charlas muy necesarias hoy en día

Son muchas las asociaciones que llevan impartiendo charlas sobre este asunto a lo largo de los años. No Te Prives es una de las asociaciones LGTBI murcianas encargadas de realizar este tipo de charlas en los colegios. «Es importante inculcar a nuestros alumnos principios que favorezcan la no discriminación y el respeto a la diversidad», declaraba la consejera de Educación. Todas esas charlas planificadas tendrán que esperar a estar autorizadas por los padres, por lo que a día de hoy es un proyecto estancado. 

El diputado socialista Emilio Ivars ha respondido rápidamente al anuncio del Gobierno murciano, y ha abierto un hilo en Twitter para denunciar los hechos. Ha argumentado a través del currículo de educación primaria en la región de Murcia, el cual establece que las actividades complementarias son obligatorias, salvo aquellas que sean exteriores al centro o supongan alguna aportación económica. «No nos quedaremos quietos», ha declarado Ivars.

Polonia ha sido, desde hace mucho, el bastión de la moral ultra conservadora y cristiana de Europa. La más damnificada es la comunidad LGBTI+, que se ha convertido en el objetivo número uno de las altas esferas del poder.

De todos los países de Europa, Polonia es, posiblemente, el menos recomendado para la comunidad LGBTI+. Gran parte del movimiento político en el poder no solo la ven como un estorbo, sino que se convirtió en un objetivo a atacar para lograr resultados electorales. La gravedad del asunto va más allá. Por poner solo un ejemplo de actos represivos, hace una semana el Tribunal Regional de Varsovia ordenó al semanario Gazeta Polska, un importante medio nacional, la retirada provisional de unos adhesivos homófobos con una cruz negra sobre un arcoíris.

Las pegatinas del odio

El semanario derechista Gazeta Polska, ha obsequiado a sus lectores con un adhesivo con un mensaje abiertamente LGTBIfobo: una bandera arcoíris tachada con una X negra acompañada del lema «Strefa wolna od LGBT» («Zona libre de LGTB»). Un símbolo que persigue atemorizar a las personas LGTBI+ allí donde se coloque e impedir que estas se sientan libres y seguras, demonizándolas y convirtiéndolas, en el imaginario colectivo, en un perjuicio para la integridad moral del país.

De entre todas las reacciones a las famosas pegatinas, una de las que más repercusión ha tenido es la de la embajadora de Estados Unidos en Polonia, Georgette Mosbacher. A través de Twitter, la diplomática publicó un mensaje en el que se mostraba «decepcionada y preocupada» por la difusión de pegatinas que promueven «el odio y la intolerancia». «Respetamos la libertad de expresión, pero debemos estar unidos del lado de valores como la diversidad y la tolerancia», añadía Mosbacher.

El director de la Gazeta Polska, Tomasz Sakievicz, respondió a la embajadora que las pegatinas eran la respuesta de su periódico a los que querían «imponer sus puntos de vista a la fuerza», en referencia al colectivo LGTBI+ y recordó el apoyo histórico que Polonia ha brindado a los Estados Unidos.

Polonia suspende en aceptación LGTBI+

El portal Rainbow Europe, que mide el grado de aceptación de los países a la comunidad LGTBI+ según diferentes variables, asegura en su listado que Polonia, de todos los países de la Unión Europea, es el que peor está justo antes de Letonia. En cuanto a discriminación, ocupa el puesto 25, por encima solo de Letonia e Italia, donde Matteo Salvini, ministro del Interior, libra una batalla ideológica que raya con la homofobia y el racismo. En estos tres países, además, los datos sobre discurso de odio son aterradores. Según Rainbow Europe en ninguno se respetan los derechos humanos ni hay políticas públicas para evitarlo.

La Constitución polaca define el matrimonio como la “unión entre un hombre y una mujer”. De acuerdo con varias ONG, tres de cada cuatro personas homosexuales han sido agredidas en algún momento en Polonia, por cuenta de sus preferencias sexuales. El 90 % de estas agresiones nunca se denuncia porque el Gobierno no las incluye en la lista de “crímenes de odio”. Periódicos europeos incluso recuerdan que en 2016, un reconocido periodista incitó a “disparar a los LGTBI (…) porque no son gente de buena voluntad ni defienden los derechos de nadie y su movimiento es una mutación entre los bolcheviques y los nazis”.

Sorpresa causó hace unos años la declaración de Lech Walesa, el famoso Nobel de Paz polaco, quien dijo: “Los gais no pueden ir por ahí seduciendo a mis nietos”, para luego agregar que “no se debería tampoco oprimirlos porque después de todo Dios los creó”. Unas palabras que tuvieron fuerte eco dentro de su país.

El boicot de los ultranacionalistas

El pasado 21 de julio, la policía polaca detuvo a 25 personas acusadas de sabotear el primer desfile LGTBI+ que organizaba la ciudad de Bialystok, al este del país. La policía tuvo que intervenir y proteger a los congregados cuando cientos de manifestantes de ultraderecha, procedentes de todo el país, irrumpieron entre los asistentes quemando banderas multicolor al grito de «¡No a la sodomía en Bialystok!». Habían sido convocados por más de 40 grupos y su objetivo era impedir que la comitiva inicial, en la que también había niños, siguiera su curso. Al final acabaron enfrentándose a la policía con piedras y botellas.

Tener relaciones consentidas entre personas del mismo sexo seguirá siendo un crimen en Kenia. Los tres jueces del Tribunal Supremo , han rechazado un intento de derogar las leyes coloniales que penalizan el sexo homosexual con hasta 14 años de prisión, en un gran revés para los activistas LGBTI en toda África. La comunidad keniana de gais y lesbianas recurrirá el veredicto primero ante el Tribunal Supremo.

Los jueces informaron el viernes ante una sala abarrotada que no habían visto suficientes pruebas de discriminación para cambiar la ley. «Los demandantes han fracasado a la hora de demostrar que las disposiciones sean discriminatorias». Por su parte, la jueza Roselyne Aburili dijo que las parejas del mismo sexo que viven juntas estarían violando la constitución y que no había pruebas científicas de que las personas LGBT «nacieron de esa manera». «Las necesidades progresivas de la constitución de Kenia son diferentes de las de otros países. Debe ser un espejo que refleje el alma nacional y articule sus valores», dijo Aburili.

Una ley que data de la época colonial

Las leyes que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, recogidos en los artículos 162 y 165 del Código Penal, datan de la época colonial (1967) y, según los activistas, vulneran la Constitución de Kenia de 2010 que defiende la igualdad y la libertad sin discriminación. Según estos, las leyes británicas han promovido durante mucho tiempo la homofobia en el país, y se usan a diario para perseguir y discriminar a las minorías sexuales, lo que les afecta directamente lastrando sus oportunidades en la búsqueda de trabajo y promoción laboral dentro de la empresa así como a la hora de alquilar una vivienda o acceder a servicios de salud y educación.

La cotidianidad de los delitos de odio contra dicha comundad es alarmante, así como el chantaje, la extorsión y el asalto físico y sexual. No obstante, la mayoría no son denunciados por miedo a las autoridades. Según la Comisión Internacional de Derechos Humanos para Gays y Lesbianas (NGLHRC) ha habido más de 1.500 ataques contra kenianos LGBTI desde 2014. Un estudio del Pew Research center realizado en 2013 concluyó que el 90% de la población de Kenia no pensaba que la sociedad deba tolerar la homosexualidad. Kenia, pais de mayoría cristiana conservadora, arrestó a 534 personas por relaciones entre personas del mismo sexo entre 2013 y 2017, según datos oficiales.