Científicos en EE UU han logrado eliminar del genoma de animales vivos un tipo del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que provoca el sida, según revela un estudio publicado en la revista Nature.

El estudio, titulado Sequential LASER ART and CRISPR Treatments Eliminate HIV-1 in a Subset of Infected Humanized Mice publicado en la revista Nature Communications, marca un paso crítico hacia el desarrollo de una posible cura para la infección por VIH en seres humanos.

La investigación, liderada por la Escuela de Medicina Lewis Katz de la Universidad Temple (Filadelfia) y el Centro Médico de la Universidad de Nebraska (UNMC), supone un gran avance para el desarrollo de una cura para el VIH-1, el tipo más común del virus. «Nuestro estudio demuestra que el tratamiento para suprimir la replicación del VIH y la terapia de edición de genes, cuando ocurre de manera secuencial, puede eliminar el virus en células y órganos de animales infectados», explica en un comunicado Kamel Khalili, del centro Lewis Katz.

«Este logro no podía haber sido posible sin un trabajo en equipo extraordinario que incluyó virólogos, inmunólogos, biólogos moleculares, farmacólogos y expertos farmacéuticos», explica Howard Gendelman del Departamento de Farmacología y Neurociencia Experimental en la UNMC y co-autor de la investigación. «Solo al juntar nuestros recursos pudimos hacer este descubrimiento innovador».

Un gran paso en el camino hacia la cura del VIH

El tratamiento actual, señalan los expertos, se centra en el uso de terapia antirretroviral, la cual suprime la replicación del VIH, pero no lo elimina del organismo afectado. No es una cura para el virus y, además, se trata de una terapia que debe ser administrada de por vida, pues su suspensión reactiva el proceso de replicación y provoca el desarrollo del sida.

El VIH puede reactivarse porque tiene la capacidad de integrar su secuencia de ADN en los genomas de células del sistema inmunológico, donde puede permanecer inactivo y fuera del alcance de los fármacos antirretrovirales.

«Ahora tenemos un camino claro para avanzar hacia pruebas con primates no humanos y, quizá, hacia pruebas clínicas con pacientes humanos para dentro de un año», concluye Khalili.

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, ha pedido este domingo al ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, que «dimita si tiene dignidad» por «alimentar el odio» contra los votantes de la formación naranja durante las celebraciones del Orgullo Gay en Madrid.

Arrimadas acusó a Grande-Marlaska, de poner a Cs “en la diana” y comparó sus palabras con las del presidente catalán, Quim Torra, cuando este llamó a los CDR (Comités de Defensa de la República) a “apretar”, lo que se interpretó como una llamada a la violencia callejera en defensa del procés. La portavoz de Cs llamó también “fascistas” a quienes les atacaron el sábado.

Así lo ha manifestado Arrimadas en una publicación en su cuenta de Twitter, después de que todos los representantes de Ciudadanos tuvieran que abandonar la manifestación entre abucheos y de que Marlaska declarara que es ilusorio pensar que no «va a tener consecuencias» pactar con quién «trata de limitar los derechos humanos», en referencia al apoyo de Vox a la coalición de PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid.

«No nos han callado los batasunos o los CDR; tampoco lo hará el Gobierno Sanchista que alimenta el odio contra nuestros votantes», ha señalado la portavoz de Ciudadanos en el Congreso. Para Arrimadas, el ministro del Interior en funciones «se comporta como un incendiario irresponsable». «El PSOE pone a Cs en la diana y los radicales nos lanzan botellas. Dimita si tiene dignidad», ha sentenciado.

El PSOE califica de «infamias» las palabras de Arrimadas

El partido socialista ha calificado de «infamias» las palabras de Arrimadas, a lo que ella contestado durante un evento de gestación subrogada, que no se quedarán callados y que no entiende que el gobierno de Sánchez la critique a ella y no las actuacciones ocurridas durante la manifestación.

Noticia: RTVE

 

 

Aquí ponemos las declaraciones REALES del ministro Marlaska

 

Tener relaciones consentidas entre personas del mismo sexo seguirá siendo un crimen en Kenia. Los tres jueces del Tribunal Supremo , han rechazado un intento de derogar las leyes coloniales que penalizan el sexo homosexual con hasta 14 años de prisión, en un gran revés para los activistas LGBTI en toda África. La comunidad keniana de gais y lesbianas recurrirá el veredicto primero ante el Tribunal Supremo.

Los jueces informaron el viernes ante una sala abarrotada que no habían visto suficientes pruebas de discriminación para cambiar la ley. «Los demandantes han fracasado a la hora de demostrar que las disposiciones sean discriminatorias». Por su parte, la jueza Roselyne Aburili dijo que las parejas del mismo sexo que viven juntas estarían violando la constitución y que no había pruebas científicas de que las personas LGBT «nacieron de esa manera». «Las necesidades progresivas de la constitución de Kenia son diferentes de las de otros países. Debe ser un espejo que refleje el alma nacional y articule sus valores», dijo Aburili.

Una ley que data de la época colonial

Las leyes que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, recogidos en los artículos 162 y 165 del Código Penal, datan de la época colonial (1967) y, según los activistas, vulneran la Constitución de Kenia de 2010 que defiende la igualdad y la libertad sin discriminación. Según estos, las leyes británicas han promovido durante mucho tiempo la homofobia en el país, y se usan a diario para perseguir y discriminar a las minorías sexuales, lo que les afecta directamente lastrando sus oportunidades en la búsqueda de trabajo y promoción laboral dentro de la empresa así como a la hora de alquilar una vivienda o acceder a servicios de salud y educación.

La cotidianidad de los delitos de odio contra dicha comundad es alarmante, así como el chantaje, la extorsión y el asalto físico y sexual. No obstante, la mayoría no son denunciados por miedo a las autoridades. Según la Comisión Internacional de Derechos Humanos para Gays y Lesbianas (NGLHRC) ha habido más de 1.500 ataques contra kenianos LGBTI desde 2014. Un estudio del Pew Research center realizado en 2013 concluyó que el 90% de la población de Kenia no pensaba que la sociedad deba tolerar la homosexualidad. Kenia, pais de mayoría cristiana conservadora, arrestó a 534 personas por relaciones entre personas del mismo sexo entre 2013 y 2017, según datos oficiales.

Nos llegan unas muy buenas noticias desde Brasil, ya que La mayoría del Tribunal Federal Supremo de Brasil ha decidido criminalizar la homofobia y la transfobia, equiparando las penas por ofensas a homosexuales con las previstas en la ley contra el racismo.

De acuerdo con activistas de la comunidad LGBT brasileña, la criminalización de la homofobia y transfobia les otorgará una protección real antes los constantes ataques que ha recibido la comunidad. El tema llegó a la Corte por medio de dos acciones promovidas por la Asociación Brasileña de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis y Transgéneros (ABGLT).

De acuerdo con la organización, Grupo Gay da Bahía, al menos 141 personas pertenecientes a la comunidad LGBT han sido asesinadas en Brasil en lo que va del año.

El debate se ha posicionado como un capítulo más de la “guerra cultural” actual entre progresistas y bolsonaristas. Donde el Poder Legislativo, fortalecido por la llegada del ultraderechista Jair Bolsonaro, se enfrenta contra el Poder Judicial y su intento por proteger a las minorías sociales y políticas.

Penas de cárcel elevadas

De acuerdo con el texto aprobado en la CCJ, estarán sujetos a sanción de hasta cinco años de prisión aquellos que; como consecuencia de un prejuicio con identidad de género y/o orientación sexual impida o restrinja la manifestación razonable de afectividad de cualquier persona en un lugar público o privado abierto al público. En este sentido, se equiparará la homofobia a los crímenes por prejuicio de raza, color, etnia, religión y procedencia nacional.

También se estableció una pena de uno a tres años para quién impida el acceso o rechace brindar atención en restaurantes, bares, confiterías o locales similares abiertos al público.

info

El texto El texto El texto El texto El texto El texto El texto El texto info 4

El texto

El texto El texto El texto El texto El texto El texto El texto El texto El texto destacado 2

Resumen

El texto El texto El texto El texto El texto El texto El texto El texto destacado

El Parlamento de Taiwán aprobó el pasado mes, coincidiendo con el Día Internacional contra la Homofobia, la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, con lo que el país se convierte en el primero del continente asiático en reconocer esa forma de unión de parejas homosexuales.

El Parlamento de Taiwán ha llevado a cabo la regularización de esta norma después de que, en 2017, la Corte Constitucional considerase que la prohibición de este tipo de unión era anticonstitucional. Por ello, se han debatido tres propuestas, dos que se referían en general a parejas del mismo sexo, y una tercera que especificaba en el matrimonio gay.

Más de 35.000 personas marcharon por calles de Taipéi hacia el Parlamento para pedir a los legisladores que no discriminasen a las personas del mismo sexo que quisieran casarse y que votasen a favor de la unión civil igualitaria. «Esperamos que esta sea la última vez que tengamos que venir aquí», dijo la coordinadora jefa de la coalición taiwanesa para la igualdad del matrimonio, Jennifer Lu.

La presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, se pronunció también a favor de la ley y pidió a los legisladores que «muestren al mundo que el amor gana». «Tenemos una oportunidad de hacer historia y mostrarle al mundo que los valores progresistas pueden arraigar en las sociedades de Asia Oriental», señaló Tsai. Por el contrario, el presidente de la ‘coalición de la felicidad para nuestra siguiente generación’ que aboga por el matrimonio tradicional, considera que se está «pisoteando la voluntad del pueblo».

¿Pero cómo está la situación en otros países asiáticos?

Vietnam despenalizó las celebraciones de matrimonios gay en 2015, pero no logró otorgar el reconocimiento legal completo a las uniones entre personas del mismo sexo.

Si bien el matrimonio entre personas del mismo sexo todavía es ilegal en China, la homosexualidad se despenalizó en 1997 y se eliminó oficialmente de su lista de enfermedades mentales en el año 2000.

Sin embargo, el enfoque difiere en otros países asiáticos. En abril, Brunéi anunció nuevas y estrictas leyes islámicas haciendo del sexo anal y el adulterio delitos castigables con lapidación, pero asegura que no impondrá la pena de muerte para el sexo homosexual.